Texto

LAS TRIBUS EUSKAS Y LAS INVASIONES CELTICAS | PRIMERA PARTE - Ingeniero Sebastián Arrúa

La Filología parece atestiguar la extensión de elementos lingüísticos célticos en distintas regiones de aquella Euskal Herría, especialmente a lo largo del camino que va desde Iruña (Pamplona) a la Bureva (01) y en particular, entre las poblaciones Austrigonas, a través del monte Pancorbo.

(01)-LA BUREVA: Comarca perteneciente a la provincia de Burgos, regada por multitud de arroyos, quienes a través de distintos ríos desembocan en el Ebro.

Convengamos que de acuerdo a las conclusiones del filólogo alemán Wilhelm von Humboldt (02), tanto el término Pancorbo como Bureva son verdaderas acepciones céticas. Entre un centenar de consideraciones, este investigador que entre el lenguaje de las tribus caristias apareció el término SUESSATIUM-ZUAZO, comparable con el pueblo SUESSIONES, originarios de la región de Soissons, en los territorios pertenecientes a la Galia.

(02)-WILHELM von HUMBOLDT. (1767-1835): Notable filólogo, lingüista, escritor y político alemán. Fue uno de los fundadores de la Universidad de Berlín. Fue el creador de la Teoría Lingüística. En su relación con el mundo basko, digamos que convivió con nuestros ancestros entre los años 1799 al 1800. Con todas sus experiencias recogidas en territorios eusos escribió el libro titulado. LOS VASCOS 

También, entre los usos y costumbres de las tribus Várdulas se hallaron denominaciones relacionadas con el nombre del río Deva o río de Los Dioses. En el caso de ciertas acepciones que identificaran a los pueblos Austrigones, aparece el sufijo ONES, emparentado con las tribus célticas SENONES Y LINGONES.

Ha quedado comprobado que la intensidad de la celtización de la parte meridional de los territorios ocupados por los Austrigones y Caristios aumentaba considerablemente a medida que se aproximaban a la Bureva, situación que daría lugar a conclusiones históricas erróneas que mucho ha costado desterrar, dado que las tribus que dieron origen y carácter indígena a los euskos no fueron los movimientos culturales y bélicos célticos, precisamente. Aunque, sí, es verdad que se establecieron con gran predominancia militar en los dominios euskos. Esto se debió, como ya apuntáramos, a la cantidad de guarniciones militares y fortificaciones asentadas estratégicamente en dichos territorios con el objetivo de mejor controlar los caminos y vías de paso, para optimizar el cobro de los peajes.

De hecho, el término BRIGA hace mención a los ejércitos o establecimientos militares asentados, aunque no existen testimonios fehacientes de que las tribus originarias hayan dejado de hablar sus propios dialectos. De todos modos, ha resultado innegable que en los territorios cohabitados con las tribus baskonas donde los celtas lograron predominar, aparecieron elementos célticos de diversa entidad. por ejemplo, en cercanías de Iruña, donde se producían los cruces de caminos estratégicos, abundaron los restos de objetos foráneos. En sus alrededores fueron halladas algunas necrópolis que respondían a los usos y costumbres de los pretendidos invasores. Entre las más importantes, por su tamaño, podemos mencionar la necrópolis POSTHALLTATTICA, situada en la zona de Etxauri, sin ninguna duda, palabra de neta connotación céltica. 

Tengamos siempre en cuenta que en la toponimia moderna aparece en la parte Este de Pamplona el nombre de Navardún, muy cercana a la región de Zaragoza. Existe allí, un elemento céltico de peso: DUNUM (fortaleza). también en la comarca de Jaca, desde el camino que va desde Navarra aparece el nombre de Berdún (Virodu-num).

VIRIA significa brazalete, mientras que DUNUM equivale a fortaleza.

Todos estos elementos indican la presencia de elementos célticos sobre el Noreste del río Ebro. Y por derivación sería el pueblo céltico SUESSIONES, quién tendría su génesis en la tribu gala. Casi todas las investigaciones indican que éste sería el punto de partida de todos los movimientos célticos producidos en los territorios euskos. Hemos expuesto en esta instancia el primer fundamento válido para sostener este Ensayo con rigor histórico.

Como síntesis de esta exposición, entonces, tenemos claro que es imposible delimitar el predominio de los pueblos pirenaicos en aquella Euskal Herría (tanto en el norte como en el sur), aunque, sí, podemos afirmar que algunas de estas tribus fueron aliadas de los invasores céticos en los intentos permanentes y establecidos para la dominación. Empero, así como los movimientos comentados y la presencia céltica se han comprobado fehacientemente, no ha podido establecerse por cuanto tiempo lograron dominar a las distintas tribus euskas y en qué circunstancias pudieron hacerlo. De todos modos, la Historia ha sido concluyente cuando nos entregara distinta documentación que desarrollaremos en la entrega siguiente. 

Novedades

El profesor Luis Lúquez Minaberrigay presentó su novela REBELDÍA EUSKA

Leer más

La Universidad Vasca de Buenos Aires organizó las Cuartas Jornadas de Cultura Vasca en el Congreso de la Nación

Leer más

Cursos en CD

Todos los materiales histórico-culturales a través de los cuales el Instituto de Cultura Vasca Eneko Aritza basa su actividades se editan en formato cd.

Consultar

© 2018 Instituto de Cultura Vasca Eneko Aritza | Todos los derechos reservados | Buenos Aires - República Argentina